Top
Qué es una promesa de valor y 3 claves para diseñarla | Escuela para Emprendedores
722
post-template-default,single,single-post,postid-722,single-format-standard,mkd-core-1.2,mkdf-smooth-page-transitions,mkdf-ajax,mkdf-grid-1300,mkdf-blog-installed,mkdf-header-standard,mkdf-sticky-header-on-scroll-down-up,mkdf-default-mobile-header,mkdf-sticky-up-mobile-header,mkdf-dropdown-default,mkdf-dark-header,mkdf-search-dropdown,mkdf-side-menu-slide-with-content,mkdf-width-370,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Qué es una promesa de valor y 3 claves para diseñarla

Al momento de crear tu empresa e inclusive cuando construyas tu plan de negocio debes de tener claro cuál es tu promesa de valor, dado que a través de ella determinarás lo que diferencia tu producto o servicio de la competencia, además que te ayudará a encontrar la forma en que atenderás a tus clientes o segmento de mercado.

Pero antes de avanzar ¿Qué es una promesa de valor? Es la vía en que decides atender las necesidades de un mercado determinado, a través de una forma que permita que los clientes se sientan satisfecho con el producto o servicio obtenido. Esta propuesta debe ser lo suficientemente diferenciadora de la oferta que hay en el mercado para que el cliente logre inclinarse por tu empresa.

La promesa o propuesta de valor está sustentada tanto por las expectativas que tiene el cliente de que su necesidad sea atendida de una manera en particular y que además considera que será satisfecha según la oferta que haya aceptado, como por el marketing que promociona las virtudes y ventajas de un producto o servicio en especial.

Al momento de construir la promesa de valor de tu oferta debes hacerlo de la forma más sincera y realista, ya que de lo contrario estarías estafando a los clientes con falsas expectativas de lo que podrían recibir, promocionando productos o servicios de forma fraudulenta.

La promesa de valor está estrechamente vinculada con el nivel de satisfacción del cliente. Periódicamente debes de medir ésta última para conocer si en realidad los clientes están obteniendo lo que desean recibir por el precio invertido. La medición te permitirá conocer cómo está evolucionando tu negocio y cómo te percibe el mercado. Según los resultados que obtengas podrás hacer ajustes para mejorar tu percepción. Esto también te ayudará a ajustar tu estrategia de precio y ubicarte entre la competencia.

Teniendo en cuenta todos estos elementos, sigue las 3 claves que te ofrecemos para que construyas tu promesa de valor de una forma realista y exitosa:

Quién es tu cliente:

Conoce bien a quién le vas a vender tu producto o servicio, eso te facilitará el desarrollo del plan de comunicación y promoción de tu oferta, ya que inicialmente contarás con insights sobre sus gustos, sus características, su demografía, entre otros.

Cuál es el valor que le ofreces a tus clientes:

Trata de ser lo más específico en este punto, ya que de esta forma sabrás qué estás ofertando en el mercado y qué cantidad de clientes potenciales tendrás. Aquí lograrás identificar el elemento diferenciador que brindas a diferencia de tus competidores.

Cuál es tu elemento diferenciador:

Ya sea que tu oferta se entrega a domicilio, en centros comerciales, a través de aplicaciones web o cualquier otro aspecto determinante, enumera todas las características de tu producto o servicio y compáralo con tu competencia directa, de esta forma tendrás más claro qué es lo que te hace realmente diferente y lo que apreciarán tus clientes.

¡Esperamos que nuestros consejos te ayuden a desarrollar tu plan de negocio!

No Comments

Post a Comment