Empieza gratis en Alegra
Top

¿Tienes lo necesario para ser empresario?

Ser empresario, cómo lograrlo

En los últimos 50 años de historia empresarial, nunca antes se habían desarrollado tantos programas para promover el emprendimiento como los que tenemos hoy en día. Sin duda que estos sistemas han logrado que un gran número de personas inicien sus proyectos mejorando sustancialmente sus niveles de vida. Pero, no es menos cierto que se ha especulado bastante sobre la práctica de emprender.

Nos han creado la ilusión de que iniciar y mantener un negocio es algo mágico y que tan solo con reunir algo de dinero, tomar dos o tres entrenamientos ya vamos a tener una empresa de éxito mundial. Seamos realistas, emprender un negocio y sostenerlo no es para todo el mundo, y la razón que tengo para hacer esta declaración es la misma que se tiene para saber que no todas las personas pueden ser deportistas, cantantes, actores, doctores, pintores, locutores, escritores, ingenieros, chefs, etc.

Para ser una persona exitosa en cualquier área profesional, deportiva o empresarial se requiere estar dotado con habilidades y capacidades humanas muy particulares para cada caso. El famoso psicólogo cognitivo de Harvard el Dr. Howard Gardner les llama: “Inteligencias Múltiples” que no son más que ciertas habilidades que traemos neurológicamente desde el momento de nuestra concepción, las cuales son descubiertas en alguna etapa de nuestras vidas y si son bien administradas pueden resultar de palanca para lograr nuestros objetivos.

Según datos publicados por la revista Forbes México en abril del 2015, más del 60% de las personas que participan en talleres o cursos de emprendimiento nunca iniciarán su propio negocio, el 35% lo intentará y abandonará su proyecto por no tener las cualidades o habilidades propias de un emprendedor y sólo el 5% consolidará una idea, sin que necesariamente llegue a ser un empresario exitoso.

Según estas informaciones, para ser emprendedor no basta con la sola voluntad. Un emprendedor debe ser capaz de sostener siempre la más intensa batalla para dar a conocer su proyecto y echarlo a andar, luego debe ser capaz de sobreponerse a todos los tropiezos que encontrará en el camino. Además, debe ser inteligente para buscar soluciones y opciones para hacerse de recursos financieros y materiales suficientes; también debe tener capacidad de innovación para crear siempre nuevas oportunidades de negocio.

Por eso es tan difícil que un empleado se convierta en empresario. Desde mi punto de vista hay tres creencias fundamentales que todo empleado debe cambiar si quiere llegar a ser un buen empresario:

1. La idea de que todo trabajo hay que pagarlo

Instalar una empresa significa dedicar muchas horas al trabajo gratis. Desde la concepción de la idea, la investigación, el desarrollo del plan estratégico, la captación de recursos y la puesta en marcha no podemos pensar en ganar dinero desde el primer día.

 

2. Creer que la seguridad de ingreso que tienen en el empleo, la van a obtener con el negocio

Esto es casi imposible, pues si bien es cierto que el negocio puede ser rentable, debes saber que muchas veces no vas a tener dinero diario, semanal, quincenal o mensual tampoco prestaciones laborales, bonificaciones o doble sueldo. “El deseo de libertad debe ser más fuerte que el de seguridad”.

 

3. Creer que el dinero es lo más importante

En la práctica el dinero no es determinante para iniciar, por lo menos en la primera etapa de un negocio. En mi libro Financieramente Sabio encontrarás algunos mensajes que te ayudará a comprender que el dinero no es lo má simportante.

Después de todo esto, ¿aún crees que ser empresario es para ti? Si es así, ¡Ve tras tus sueños!

¡Hasta la próxima!

Melvin Féliz
Melvin Féliz
Consultor de negocios, CPA

Especialista en desarrollo de negocios PYMES, Consultor de Impuestos, Conferencista, Escritor.
Libros publicados: Financieramente Sabio / Metamorfosis

No Comments

Post a Comment